Pronación y Supinación del Pie

Buenos días corredores, hoy vamos a tratar un tema muy importante para cualquier runner, paseante o deportista en general: la pronación y supinación del pie.

Algunos os estaréis preguntando porque le ponemos la coletilla de “del pie”, y es que el movimiento de pronación y supinación se utiliza tanto para referirse a los pies como para los antebrazos. Hoy nos vamos a centrar en explicar que es cada uno de estos términos y cómo puede afectar a nuestro entrenamiento y vida diaria como aficionados al deporte.

Para poder realizar un análisis de la pronación y supinación nos vamos a centrar en la fase de la pisada de la carrera conocida como fase de apoyo, fase de amortiguación o frenado. Pero recordad que para obtener una buena técnica y evitar lesiones tenemos que conocer como actúa nuestro cuerpo en cada una de las fases de la carrera. Os hablaremos de ello en nuestros próximos artículos.

¿Qué es la pronación del pie?

La pronación del pie o pie pronador, se refiere a un tipo de pisada que se realiza fundamentalmente con la parte interior del pie. En corredores con pisada pronadora se puede producir un desgaste de la zapatilla en la parte interior de la punta, aunque no siempre se puede dar esta situación. Al pisar su tobillo se desvía de forma natural hacia el interior del pie.

¿cómo pisa un pronador?

En el talón se producirá de forma general un desgaste en la parte exterior, pero esto no es significativo, ya que la forma natural de apoyar el pie de cualquier persona, sea pronador, supinador o neutro, es apoyando la parte externa del talón.

¿Qué es la supinación del pie?

Como ya hemos mencionado la pisada de un supinador comienza apoyando el talón por la parte externa, pero en este caso la salida se produce con la parte externa del pie. Esto supone que el desgaste de las zapatillas se produzca, además de en la parte externa del talón, en la parte exterior de la punta.

En corredores supinadores el tobillo se desvía hacia la zona externa, produciendo así la pisada por la parte de fuera del pie.

¿cómo pisa un supinador?

¿Qué es una pisada neutra?

Por último pero no menos importante, la pisada neutra, que es la que la mayoría de las personas tienen. Aproximadamente el 50% de la población pisa de forma neutra.

Consiste en apoyar primero la parte externa del talón para acabar la pisada con la parte central del pie, es decir distribuyendo el peso en la almohadilla de forma uniforme.

¿cómo es una pisada neutra?

Diferencia entre pisada pronadora, supinadora y neutra

Cómo acabamos de ver la diferencia fundamental entre las tres pisadas se encuentra en la forma en la que apoyamos o amortiguamos durante la carrera. A diferencia de lo que se cree de forma habitual no se trata de con que parte del talón apoyamos, si no en como distribuimos el peso a lo largo de toda la pisada y en qué posición acaba saliendo nuestro pie.

Los pronadores pisan con la parte interna de la punta, los supinadores con la externa y los neutros con la parte central. Debemos tener en cuenta que esto va asociado a la forma en la que nuestros tobillos, rodillas y caderas actúan cuando amortiguamos el impacto. Vemos que en función de su desviación nuestra pisada es diferente.

Debemos tener en cuenta que para cada tipo de pisada debemos realizar unos ejercicios específicos y conseguir un calzado particular. Siempre adaptándonos a nuestra forma de pisar.

Análisis de la pisada y evitar lesiones

Nuestro tipo de pisada tiene efecto directo en la forma en la que corremos y andamos. Como deportistas es importante conocer como funciona nuestro cuerpo, como actuar para mejorar nuestro rendimiento y evitar y prevenir posibles lesiones.

Una pisada con exceso de pronación o supinación puede acarrear lesiones si no es tratado de forma adecuada. A pesar de lo que muchas persona piensan, en la mayoría de los casos no es necesario adquirir unas plantillas personalizadas para corregir la pisada, basta con conocer como pisamos y hacer ejercicios que nos ayuden a mejorar.

Las lesiones más comunes son lesiones de rodilla, de tobillo y las asociadas al pie, como la fascitis plantar. Muchas de ellas comienzan como pequeñas molestias que no debemos dejar que sean habituales, ni que vayan cada día a más. Para poder continuar con nuestra actividad debemos añadir una serie de ejercicios de técnica adaptados a nuestras necesidades.

Desde el equipo de Sportbiolab os ayudaremos a conocer mejor vuestro cuerpo, y os daremos rutinas de ejercicios personalizados para cada uno de vosotros. Mediante el uso de la última tecnología podemos analizar la pisada en vuestro lugar de entrenamiento y adaptarnos a vuestras capacidades físicas para que mejoréis día a día.